Follow by Email

jueves, 11 de enero de 2018

Propósitos para el 2018

1. Hacer ejercicio
Ejercitaré mis brazos brindando abrazos con más fuerza intentando dejar a la otra persona el valor de mí afecto.
Ejercitaré los músculos de mi rostro brindando más sonrisas
Más besos y más palabras de aliento.

2. Bajar de peso
Trabajaré para bajar el peso de mi ego, de mi orgullo y de otros defectos que no me permitan evolucionar como persona.
Bajaré el peso de mis cargas, poniendo en manos de Dios todo aquello que no este en mis manos resolver y ocupándome de lo que si puedo solucionar.

3. Dejar algún vicio
Dejaré de lado el vicio de quejarme de todo lo que me pasa.
Valoraré más las cosas que si tengo y aprenderé a vivir sin todo aquello que no tengo y que pudiera sentir que necesito para ser feliz.

4. Mejorar la alimentación
Mejoraré los nutrientes que le doy a mi espíritu.
Me enfocaré en rodearme de personas positivas, que aporten a mi vida paz, amor, cariño y estabilidad emocional.
Pondré barreras para que las quejas, comentarios negativos y la amargura de otras personas no se implanten en mi corazón y lo dañen.

5. Terminar algún proyecto
Haré de cada día un nuevo proyecto, el cual tendrá el objetivo de ser feliz.
Viviré los 365 proyectos de este año con alegría, pasión, fe, fortaleza y optimismo.
No me impondré metas inalcanzables, pero lucharé con todas mis fuerzas por conseguir lo necesario para tener una vida con sentido.

6. Viajar
Viajaré cada día hacia mi interior, meditaré cada momento de mi día y sacaré la mejor enseñanza de lo vivido.
Viajaré por el espacio virtual y llevaré palabras de amor, aliento, tranquilidad, comprensión y paz a quien lo necesite.

7. Ahorrar
Ahorraré palabras que no debo decir.
Ahorraré acciones que no debo hacer.
Ahorraré dificultades, problemas y conflictos a quienes me rodean.

8. Aprender algo nuevo
Aprenderé a amarme sobre todas las cosas,
aprenderé a valorar mi ser,
aprenderé a saber alejarme a tiempo,
aprenderé a respetarme y hacerme respetar,
aprenderé a callar cuando es necesario,
aprenderé a hablar cuando me lo requieran,
aprenderé a otorgar silencio a quien tiene oídos sordos,
aprenderé a aceptar mis errores sin querer justificarme.

9. Leer más
Aprenderé a leer entre líneas los mensajes que la vida me mande,
Aprenderé a leer en las miradas de la gente su alma.
Leeré cosas que enriquezcan mi vida, tanto intelectual como moralmente, leeré solo cosas positivas que me dejen un mensaje y una enseñanza.

10. Cambiar mi apariencia.
Maquillaré mi cara con sonrisas, pondré en mis pupilas chispas de alegría.
No me pondré máscaras de amargura y tristeza a pesar de que los momentos sean difíciles. Jamás bajaré mi cabeza a pesar de todo, levantaré hacia el cielo mi rostro y caminaré con postura de valiente guerrera lista para la lucha día a día.

jueves, 4 de enero de 2018

LOGRAR EL ÉXITO ES MI DERECHO NATURAL DE NACIMIENTO

Estamos destinados para tener éxito, y el fracaso debe sentirse mal para nosotros. La vida debe sentirse bien siempre, y cuando no es así, algo anda mal.  Pero lo que anda mal no está fuera de mí ni es algo sobre lo que no tengo control.  Lo que anda mal es algo dentro de mí y sobre lo que tengo 100% el control. 

Y tomar el control no es difícil de hacer una vez que comprendo la base de lo que YO SOY, la base de la Ley de la Atracción y el valor de mi sistema de Guía Emocional personal.

Por eso hoy busco una y mil razones para sentirme bien, porque al sentirme bien me alineo con mi éxito y porque LOGRAR EL ÉXITO ES MI DERECHO NATURAL DE NACIMIENTO.

miércoles, 3 de enero de 2018

Seres de LUZ

Las Leyes Eternas del Universo firmemente sostienen la promesa de expansión y júbilo.  Comprender estas leyes despierta en mí ahora el conocimiento de mi propósito y mi poder personal al recordar cómo accesar a este poder del Universo que crea mundos.

Si esta realidad de Tiempo-Espacio contiene en sí misma la habilidad de inspirar un deseo en mi, es absoluto que esta realidad Tiempo-Espacio tiene la habilidad de otorgarme una manifestación completa y satisfactoria de mi deseo.
ES LA LEY.

Y así la acepto y la comprendo.

¡Y así es!